Rafael Oropeza - Cortesía
Rafael Oropeza (trabajo especial) - Cortesía

A más de un año de la llegada de la pandemia a Venezuela, muchos han sido los cambios sufridos por varios artistas, pérdidas familiares, declive de su economía e inclusive, otros lamentablemente han muerto a causa de la COVID-19, enfermedad que al parecer, llegó para quedarse.

Ante el imperio prolongado del virus chino, le preguntamos al animador de Televen, Rafael Oropeza, cómo ha sido su vida después del inesperado giro de 180 grados que le sacudió la vida al mundo.

Rafael Oropeza - Cortesía
Rafael Oropeza – Cortesía

¿Cómo te tomó la noticia de la llegada de la pandemia al país?

Realmente me sorprendió, yo creo que como a todos, nos sacó de nuestra zona de confort y nos obligó desde un principio a reinventarnos, me atrevo a decir que una de las grandes virtudes que todos despertamos fue la empatía. En lo personal, desarrollé una capacidad de adaptación muy rápida porque vivo solo y pude sentir y desarrollar en la soledad distintas emociones como tristeza, frustración, depresión, pero me refugié muchísimo en los ejercicios, en mi trabajo y siento que en este proceso de obligarme a estar y hacer las cosas en mi casa, puedo decir que tuve un crecimiento personal y profesional que me sirvió muchísimo.

Leer también: Vida y obra del príncipe Felipe, duque de Edimburgo

¿Recuerdas qué estabas haciendo ese justo día?

¡Claro! Lo recuerdo completamente, estaba grabando Vitrina, de hecho estábamos al aire y justamente antes que se terminara el último negro para irnos hasta el lunes, porque eso fue un viernes, salió la noticia de los primeros infectados de COVID-19 y nos dijeron en ese momento: “Váyanse a sus casas y después les decimos qué vamos a hacer”. Pero recuerdo claramente que estaba en el canal y me fui en ascuas, sin imaginación alguna de lo que pasaría luego.

¿Cómo te afectó la pandemia, en qué aspectos?

De principio me afectó mucho emocionalmente, sentí depresión, ansiedad, frustración, muchísima preocupación, sin embargo, a raíz de esos sentimientos, empecé a controlarme internamente, sonará a mucho cliché, pero realmente me obligó a crecer muchísimo como persona desde la soledad, fue un reto para mí porque nunca había estado solo, trabajo en un medio en el que me rodeo de mucha gente y verme solo, porque mi familia no está en el país, fue bastante retador, decir que directamente me afectó en algo, creo que como a todos, fue en lo económico porque se paralizaron todas las actividades e indiscutiblemente hubo un deceso en los ingresos.

Rafael Oropeza - Cortesía
Rafael Oropeza – Cortesía

¿La reflexión más grande que te ha dejado este proceso mundial?

Sin duda alguna, la más grande reflexión, es que realmente nosotros como seres humanos nos esforzamos constantemente por tener el control de todo y de verdad no lo tenemos en absolutamente nada, por eso debemos vivir más el día a día, prepararnos siempre pero para estar como dice el dicho: “Un día a la vez”, con las emociones que como seres humanos nos pueden sumar, como la tranquilidad, la paz, la felicidad y yo creo que cuando estamos bien emocionalmente en nuestro presente y estamos disfrutando nuestro aquí y ahora, las bondades además de las bendiciones van llegando como agregados, porque es lo que vamos atrayendo, pero la reflexión más grande como tal, es, resáltalo por favor, “No tenemos el control de nada y vivamos el presente al máximo”.

¿Tuvo algún beneficio para ti esta etapa mundial?

Sí lo tuvo porque me obligó a estudiar muchísimo, a retomar cosas que había dejado, me preparó muchísimo profesionalmente, de hecho podría decir que el antes y después que experimenté en este sentido ha sido bastante beneficioso para mí. Por supuesto, también en otros aspectos de mi vida, emocionalmente no era una persona que sabía estar solo, pero aprendí a manejar eso, podía caer en cuadros de ansiedad y estrés, sin embargo, creo que el beneficio emocional fue aprender a sentirme bien conmigo mismo, conmigo solo y, que poco a poco aprendí a que lo que está en mi entorno sea solo un agregado y no lo necesario para estar bien.

Así estaba en su casa - Cortesía
Así estaba en su casa – Cortesía

El coronavirus llegó al mundo en noviembre de 2019, cuando se registraron los primeros casos de infectados, específicamente en Wuhan, China, a raíz de la ingesta de murciélagos infectados de parte de los oriundos de dicha zona. Por otra parte, grandes expertos bacteriológicos, virólogos y otros no descartan hasta ahora, que una fuga de laboratorio haya sido la causa precisa.

A la fecha, Venezuela reporta más de 400 días de cuarentena, ahora con la modalidad de una semana flexible y la otra radical de forma cíclica. Así mismo, las autoridades oficiales sostienen que más de 185 mil personas se han contagiado desde la llegada de la enfermedad, de las que casi 168 mil se ha recuperado y 1945 han perdido la vida.

No olvides suscribirte a nuestro canal de Telegram, unirte al grupo de WhatsApp, además de seguirnos en InstagramTwitter y YouTube.

Facebook Comments