Kim Kardashian viajó finalmente a Wyoming para visitar a su esposo Kanye West, y fue fue vista llorando en un vehículo conducido por él.

La pareja fue vista haciendo una parada en el restaurante de comida rápida Wendy’s el lunes por la tarde (27 de julio) y cuando regresaron a su rancho, Kim estaba visiblemente alterada y llorando.  TMZ y el Daily Mail tienen las fotos.

Es la primera vez que se les ve juntos desde el desastroso mitin de campaña de West la semana pasada, en Carolina del Sur.

Quiere proteger a los niños

En ese evento, el rapero de 43 años reveló una serie de detalles íntimos de su vida con Kim, incluyendo que habían considerado abortar a su hija mayor, North.

Kim, de 39 años, voló a Cody, Wyoming, el pasado lunes, después de semanas de idas y venidas con West.

Mientras ella estaba desesperadamente tratando de que Kanye buscara ayuda profesional para controlar su trastorno bipolar, él se negaba a verla y se dedicó a atacarla a ella y a su familia en las redes.

“Ella está muy emocional por todo lo que ha pasado, y también está exhausta”, aseguró una fuente a la revista People.

“Se siente muy herida por Kanye. Trató de hablar con él muchas veces y él la ignoró siempre y se negó a verla”, añadió el informante.

Lea también: ¡Otra vez! Manny Manuel terminó en el hospital

La misma fuente dijo a People que a Kim lo que más le interesa es proteger a sus hijos, las pequeñas North (7 años) y Chicago (2 años); y los niños Saint (4) y Psalm (14 meses), de los arrebatos de Kanye.

“Ella está tratando de proteger a los niños. Toda su familia lo está. Están intentando aislarlos de todo esto”, relató la fuente.

El informante revela que tanto abuela, Kris Jener, como sus hermanas y su hermano Rob, han decidido crear una atmósfera de normalidad a su alrededor.

“Los pequeños no necesitan ver el colapso público de su padre”, agrega la fuente sobre la intención del clan Kardashian-Jenner.

Facebook Comments