Durante un encuentro deportivo entre la Selección de Fútbol de Chile y La Vinotinto, el jugador Nicolás Díaz llamó “muerto de hambre” al criollo Pablo Bonilla.

Bonilla, ante el insulto que escuchó parte de la prensa y que se lee claramente en un video que se viralizó en las redes sociales, se alejó lentamente del chileno mientras levantaba su mano realizando un gesto.

Ante toda la polémica que desató su gesto grosero y ofensivo, el chileno a través de su cuenta Instagram publicó un extenso mensaje en el cual pide disculpas a su contrincante y además, a todos los venezolanos que actualmente se encuentran radicados en Chile.

“Quiero decirle a todos que lo que dije en el partido no lo siento de verdad. Yo y mi familia tenemos muchos amigos venezolanos y respeto muchísimo a toda la gente que ha venido a Chile a trabajar y ganarse la vida de buena forma”, se lee en las primeras líneas del escrito.

Asimismo, también explicó el por qué de su reacción cuando cayó al piso durante el partido. “Si respondí como respondí, es porque Bonilla me insultó con algo que no vale la pena repetir cuando me caí en esa jugada, y en la calentura del momento son cosas que pasan en la cancha”.

Acompañado de una imagen donde se aprecian a ambos jugadores, expresó: “Espero ver pronto a todo el plantel de Venezuela en el estadio para saludarlos y resolver este mal entendido. Ahora a trabajar para poder seguir peleando por un cupo en el hexagonal”,

Por último, confesó que ha recibido fuertes amenazas y aunque no reveló de quién, asegura estar arrepentido de tal insulto.

“De todas maneras, me dan mucha pena todas las amenazas que he recibido, que ha recibido mi familia, mi hermano y mi polola. Cometí un error por cosas que pasan en la cancha y ojalá que pronto se solucione todo ???”.

Pese a lo sucedido durante el partido, la selección de Venezuela quedó victoriosa ante Chile, dejando el marcador en 2-1.

 

Facebook Comments