Kim Kardashian
Kim Kardashian - Foto - cortesía

Hay etapas en la vida de cada quien, que suelen ser más duras que otras, tal como el caso de la famosa socialité Kim Kardashian, quien en una reciente publicación confesó cómo su autoestima se fue al piso mientras estaba embarazada de su primera hija, North West.

A través de sus historias de Instagram, la millonaria empresaria destacó sentirse avergonzada y muy triste cuando en ese momento los medios la señalaban de gorda y desforme, debido al prominente número de kilos que había aumentado.

Incluso, llegó a estar muy triste cuando la comparaban con la duquesa de Cambridge, Kate Middleton, y aludían a que esta sí mantenía su figura. “Me avergonzaban semanalmente con historias de portada que hicieron que mis inseguridades fueran tan dolorosas que no pude salir de casa durante meses. Realmente me afectó».

Leer también: Crudo relato: Gonzalo Peña presunto cómplice en abuso carnal

Eso fue en 2013, cuando Kim llevaba a su primogénita en el vientre, momento en el que según ella misma, fue comparada con una orca, tras aumentar casi 60 libras o, lo equivalente a 27 kilos.

“Lloré todos los días por lo que le estaba sucediendo a mi cuerpo, principalmente por la presión de ser constantemente comparada con lo que la sociedad considera que debería ser una persona sana, además de ser comparada con Shamu la ballena de los medios”, aludió al mamífero que solía actuar en el programa SeaWorld.

La mayor de las Kardashian, reflexiona y sostiene que ninguna persona merece pasar por burlas como estas, solo para hacerla sufrir. “Nadie merece ser tratado con tanta crueldad o juicio por diversión”.

Captura de las historias de IG
Captura de IG Kim Kardashian

No olvides suscribirte a nuestro canal de Telegram, unirte al grupo de WhatsApp, además de seguirnos en InstagramTwitter y YouTube.

Facebook Comments