Cirugías de terror

 Ser una celebridad puede ser una bendicióny una maldición al mismo tiempo. Te da vida de rey, pero al mismo tiempo puedes terminar esclavo de tu imagen sino tienes los pies plantados en la tierra. Prueba de ello es el extremo al que han llegado muchos artistas al someterse a cirugías y procedimientos estéticos, queriendo ser más que bellos, PERFECTOS y algunos hasta jugando a ser ETERNAMENTE JOVENES, aunque claro, hay siempre unos más perjudicados que otros. Evidencia de ello son los ejemplos que traemos a continuación.

Facebook Comments