A partir del alcance mediático logrado por la polémica en torno a las guacamayas de Richard Linares, el profesor Briceño manifestó la opinión que le merece la situación que se desató a partir de una opinión tomada con actitud negativa.

Desde su programa de radio, Briceño recordó que este 18 de febrero «vimos lo que puede hacer la rabia colectiva a partir de la solidaridad automática. Apoyar a alguien sin hacer muchas preguntas por el simple hecho de que es pana mío. Y esa solidaridad automática se transformó en algunos casos en ciberacoso«, expuso.

El experto en comunicación, locutor y comediante venezolano dijo también que miles de personas le cayeron encima y atacaron agresivamente a una persona solo por emitir una opinión. «No todo el mundo está preparado para que millones de personas le caigan encima y la abarroten de comentarios», recordó.

Además reflexionó en torno al hecho de que varios «cazadores de likes» llegaron de afuera para aprovecharse del tema de moda y metieron su mano con la única intención de ganar protagonismo y seguidores.

«Nadie los llamó y se metieron para echar gasolina a una fogata sin reparar las consecuencias», apuntó asegurando que trató de no meterme en el rollo y que incluso buscó hasta debajo de las piedras a la experta agredida para que hablara sin resultado.

«Ayer vimos lo peor de nosotros y vimos a Richard Linares tomarse su tiempo para pedir disculpas y decir que estaba en la ira, una ira que produjo consecuencias y que no era su intención cuando existió la amenaza a algo tan cerca de sus afectos como lo son estos pájaros. Vimos el milagro humano de la reflexión de las redes que lo llevó a esta postura adoptando una disculpa. Todos tenemos mucho qué aprender del día de ayer. Incluso cómo convivir con otras especies del planeta cuando no tenemos claro cómo convivir entre nosotros mismos», remató en su opinión, dejando en el aire una interrogante relacionada con el uso que damos a las redes sociales.

Facebook Comments