Durante la presentación de sus nuevas fajas reductoras Skims, Kim Kardashian apareció con una melena bob morocha, bastante corta para lo que tiene acostumbrado a lucir.

La mediática subió una historia en cuenta de Instagram, que tiene 147 millones de seguidores, y les preguntó: «¿Debería cortarme el pelo?«. Luego, posteó otra foto con el nuevo look y realizó una encuesta para que sus fanáticos voten si debería cortárselo aún más corto o dejarlo así. Aunque la mayoría votó que no, Kim se animó a cortarse unos centímetros más.

El cambio de look estuvo a cargo de su fiel estilista, Chris Appleton, quien también le echa sus retoquitos a Jennifer López.

Leer también: Pastor Oviedo se mueve «Con altura» y nalgas postizas

La mujer de Kanye West optó por diferentes opciones de pelo durante el verano. La mayoría de la temporada llevó el pelo bien recto y justo por encima de los hombros. Después agregó extensiones para lucir una melena con ondas.

Comentarios