Jimmy Kimmel sorprendió al aparecer con mala cara en su show, el comediante aprovechó para contarle a sus seguidores que el pasado 21 de abril, su esposa dio a luz a su segundo hijo, el cual nació con una complicación en el corazón, y tuvieron que someterlo a una delicada cirugía a corazón abierto.

El presentador no pudo contener el llanto, mientras contaba el difícil momento que pasó su familia, “Mi esposa se estaba relajando en la cama cuando una enfermera muy atenta del hospital Cedars-Sinai escuchó un murmullo en su corazón y notó que estaba un poco morado, lo cual no es común” aseveró.

“Las enfermeras determinaron que no está recibiendo suficiente oxígeno en la sangre, ni en su corazón y pulmones…fue una cosa terrorífica, ¿saben? Mi esposa estaba en el cuarto recuperándose y ella no tenía ni idea de lo que estaba sucediendo”, agregó.

Jimmy confesó que afortunadamente todo salió muy bien, y su hijo Billy ya está en casa recuperándose, también agradeció el cariño de todos sus amigos y compañeros quienes estuvieron atento a la operación.

Pero como en su esencia está hacer reír al público y criticar al presidente Donald Trump, Kimmel puntualizó durante el programa “Si tu bebé está a punto de morir, y no debería de suceder, el dinero no tendría por qué ser un factor determinante. Creo que no debe importar entre si se es republicano o demócrata o cualquier otra cosa, todos estamos de acuerdo con que no se debe arriesgar la vida del bebé».

 “Esto no se trata de fútbol americano”, y añadió: “No son equipos que se enfrentan. Nosotros somos un equipo, es el equipo de Estados Unidos. No permitamos que peleas partidistas dividan las opiniones que cualquier persona decente querría”, concluyó.

Facebook Comments