Luego de que el cantante y compositor estadounidense Stevie Wonder anunciara su retirada de los escenarios porque debe someterse a un trasplante de riñón, volvieron a situarse en el foco mediático los artistas que han salvado su vida por esta vía.

Y es que cada día son más los famosos que hacen públicos sus problemas de salud con la idea de visibilizar alguna enfermedad rara o para concientizar sobre la importancia de la donación de órganos y el alto costo de los tratamientos de este tipo de afecciones. Entre los que más han logrado llamar la atención, destacan:

Selena Gómez: La exestrella de Disney fue diagnosticada con lupus, una enfermedad autoinmune que puede afectar a cualquier órgano. La afección provocó el deterioro de sus riñones, por lo que se sometió a un trasplante en septiembre de 2017. El órgano fue donado por su amiga, la actriz de ascendencia hondureña Francia Raisa. Tras la intervención, la artista comentó: “Sinceramente, he echado el freno un poco. Ahora estoy disfrutando mi vida”.
Su recuperación ha tenido altas y bajas debido al mismo lupus, que además le provoca ansiedad y depresión, entre otras cosas, por lo que no ha logrado retomar por completo su carrera.

Salvador Sobral: El cantante portugués, ganador del Festival Eurovisión 2017 con el tema Amar pelos dois, fue sometido a un trasplante de corazón en 2018, algo que describió como “una experiencia fuera de la realidad”.
“Mi sueño inmediato es viajar por el mundo y descubrir culturas tocando música. Ir a Bogotá, a Caracas… Ir a todos lados para hacer música y llevar música en portugués, en cualquier lengua a sitios lejanos”, dijo hace unos meses.

Yordano: El cantautor venezolano  fue diagnosticado en 2014 con un síndrome mielodisplásico, afección que se produce cuando la médula ósea no genera suficientes células sanguíneas sanas. En enero de 2015 fue sometido a un trasplante de médula ósea. “1095 días han pasado. Y aunque el miedo esté allí, le sabremos ganar” , escribió en 2018 en Instagram el artista, quien ha solicitado ayuda económica para seguir costeando los gastos de sus tratamientos.

Daniela Bascopé: La actriz venezolana Daniela Bascopé fue diagnosticada con cáncer en el sistema linfático (linfoma no Hodgkin) en 2007, cuando contaba con 25 años, y fue sometida con éxito a un trasplante de médula ósea. “Hoy es mi segundo cumpleaños. Cumplo 11 años de renacida, de nueva oportunidad y de segunda vida”, comentó la también cantante y productora en Instagram en julio de 2018. Su recuperación ha sido total y hoy en día disfruta la maternidad con su pequeño Santiago.

José Luis Rodríguez, El Puma: El cantante venezolano fue diagnosticado con fibrosis pulmonar idiopática, una enfermedad crónica que causa la cicatrización de los pulmones. Luego de que su capacidad para respirar llegara a un mínimo, el artista fue sometido a un doble trasplante de pulmón en diciembre de 2018, lo que ha afirmado fue como “morir y volver a la vida”. Aún en recuperación, ha retomado su carrera artística.

Anna Vacarella: El 31 de julio de 2015, la periodista venezolana reveló que luego de someterse a una histerectomía los resultados de la biopsia reflejaban que padecía de linfoma no Hodgkin. Madre de gemelas, de 4 años para el momento, se sometió a un trasplante de médula ósea en 2016. “Renací, estoy viva, estoy bien y por eso agradezco a Dios. Vivo un día a la vez”, dijo en 2018 la comunicadora, que mantiene con éxito su recuperación.

Raphael: El cantante español, recordado por éxitos como Mi gran noche, fue diagnosticado con hepatitis en 1985, aparentemente propiciada por un consumo elevado de alcohol. En 2002, la cirrosis hepática que padecía era tan grave, que tuvo que recibir un trasplante de hígado en abril de 2003. “Después del trasplante soy mejor. En el escenario también he evolucionado”, dijo el artista tras la operación. Ahora es un activo impulsor de la donación de órganos.

Robi Draco Rosa:  Al cantante y compositor, autor de los grandes éxitos de Ricky Martin María, La copa de la vida y La vida loca, le diagnosticaron linfoma no Hodkin en 2011. Luego de entrar en remisión, el cáncer regresó en 2013. Comenzó entonces un tratamiento más agresivo y tuvo que recibir dos trasplantes de médula: el primero fue de su propia médula, y el segundo, de un donante de Alemania. Tras ocho años de lucha dice que ahora «por fin» comienza a sentirse “normal”.

George López: El actor y comediante estadounidense de ascendencia mexicana sufre un desorden genético que provocó el deterioro de sus riñones. Por este motivo, se vio obligado en 2005 a someterse a un trasplante de rinón. El órgano lo donó su entonces esposa, Ann Serrano, de quien se divorció en 2011.

Éric Abidal: El exjugador del fútbol club Barcelona fue operado de un tumor que afectaba su hígado en 2011. En 2012, tras recaer, fue sometido a un trasplante de hígado, órgano donado por un primo. El caso involucró a la policía, quien investigó al Barcelona, a Abidal y a su donante por un presunto tráfico de órganos. Al final, el caso fue desestimado por falta de pruebas.

Tracy Morgan: El actor y comediante estadounidense, conocido por series como 30 Rock y el programa Saturday Night Live, fue diagnosticado con diabetes en 1996. La enfermedad y el abuso del alcohol lo obligaron a someterse a un trasplante de riñón en 2010. Su exnovia, Tanisha Hall, fue la donante.

Mandy Patinkin: El actor estadounidense de series como Chicago Hope, Criminal Minds y Homeland, sufría de una patología degenerativa de la córnea llamada queratocono, afección que lo obligó a someterse a un a un doble trasplante de córneas, el primero en 1997 y el segundo en 1998, para poder salvar su visión.

Comentarios