En el más reciente batalla de la guerra entre Paulina Rubio y  Nicolás Vallejo-Nágera (Colate), la justicia le ha dado la razón a la mexicana.

A través de una videoconferencia, debido al confinamiento por la pandemia, el juez de Miami que lleva el caso desestimó este jueves 7 de mayo la denuncia del español.

Paulina con Andrea Nicolás en España

“El Tribunal no encuentra motivos para suspender los derechos de la demandada. Tampoco considera que el niño tenga un daño eminente. Por lo tanto se deniega la petición del padre”, sentenció el juez Spencer Multrack.

Según reseña la revista española Semana, que tuvo acceso a los documentos del caso, el juez declaró que el niño deberá estar con la madre desde el día 8 de mayo hasta el próximo día 18. Posteriormente los padres deberán volver a retomar el régimen de visitas.

Según el magistrado, “ambos tendrán el derecho de comunicarse con su hijo todos los días a las 19:00 horas (7 pm). Ni el padre ni la madre deberán interceder en la comunicación”.

Por un video viral

En el ya desestimado recurso, Colate había solicitado la custodia del hijo que comparten (Andrea Nicolás Vallejo Rubio, 9 años), acusando a la artista de sufrir “desequilibrios mentales”.

“Dado el comportamiento inestable y errático exhibido por la madre de nuestro hijo menor, hoy me presento ante usted para solicitar la eliminación inmediata y urgente de sus derechos parentales en lo que respecta a las visitas del niño con ella”, afirmó en el escrito Colate.

“La madre está teniendo episodios severos de desequilibrios mentales que le hacen llamar a la policía para que se presente en mi casa”, expresa también en el documento, al que tuvo acceso la revista Semana.

La demanda fue presentada hace unas semanas por el empresario en el juzgado número 11 de la ciudad de Miami, en el estado de Florida.

Colate basaba sus acusaciones, especialmente, en el video de un live que hizo rubio, que se hizo viral y en el que según los usuarios estaba drogada.

Ante esto, Rubio contrademandó, señalando que era “evidente” que Colate había presentado su demanda “para obtener publicidad y beneficio”.

Rubio y Vallejo-Nágera se divorciaron hace más de ocho años, y se desde entonces viven en una guerra de nunca acabar.

Culminada la batalla más reciente con Vallejo-Nágera, la cantante tiene otro frente abierto.

Y e que Gerardo Bazúa, el padre de su segundo hijo, también la ha demandado de nuevo por la custodia del pequeño.

Bazúa, con quien la cantante engendró a Eros, se niega a llegar a un acuerdo con Rubio y hasta se ha aliado con Colate para hacerle frente.

Facebook Comments