Después que Meghan Markle negara en infinidad de ocasiones haber participado en el libro Finding Freedom, el pasado 18 de noviembre se supo que la exactriz sí filtró información a los autores del texto.

El dato fue revelado en el marco de la batalla judicial que la actriz mantiene contra los editores del diario Mail On Sunday, por publicar una carta que ella escribió para su padre.

Según revelan los documentos del caso, la duquesa de Sussex estaba preocupada de que la gente creyera la historia de su progenitor.

Como se recordará, Thomas Markle la ha acusado de abandonarlo tras su matrimonio con el príncipe Harry.

A través de un amigo

En los documentos legales se desprende que la duquesa permitió a un individuo (amigo) no nombrado hablar en su nombre con Omid Scobie y Carolyn Durand, los autores de Finding Freedom, una biografía de ella y el duque de Sussex publicada en agosto.

Lea también: Bobby Brown enfrenta otra dolorosa tragedia con un hijo

A Meghan le preocupaba que el relato del «abandono» se repitiera, cuando de hecho ella lo había llamado, enviado mensajes de texto y una carta para «tratar de persuadirlo a no hablar con los medios de comunicación», informaron los letrados.

De acuerdo al equipo legal, ella solo buscaba «evitar cualquier otra futura tergiversación». El documento añade que la duquesa no conoce ni los detalles ni los términos en que se compartió la información.

La Rachel Zane de la serie Suits negó, sin embargo, haber filtrado la carta de la disputa a los medios.

Los abogados de la duquesa, de hecho, insisten en que la misma no era una estrategia mediática.

La misiva, argumentan, era un intento de protegerla a ella, a su familia y a los miembros de la realeza, de «una mayor intrusión de los medios y una vergüenza para la institución».

No olvides suscribirte a nuestro canal de Telegram, unirte al grupo de WhatsApp, además de seguirnos en InstagramTwitter y YouTube.

Facebook Comments