Mariángel Villasmil, Miss Venezuela 2020, habló de las múltiples complicaciones médicas que enfrentó tras someterse a una cirugía de aumento de busto.

La zuliana, de 24 años, contó su calvario durante su participación en el foro El poder de ser mujer, realizado el pasado 16 de enero, de forma virtual, por la Organización Miss Nicaragua.

Al hacer referencia a lo peor que ha vivido como mujer debido a sus inseguridades, la reina criolla se remitió a sus inicios en los concursos de belleza, cuando comenzó a escuchar «sugerencias» y «recomendaciones».

«En una oportunidad me sugirieron que yo sería mejor candidata si me operaba lo senos. Eso me desconcertó muchísimo porque yo me sentí muy segura de mi cuerpo, de mi belleza, de mi actitud», contó Mariángel Villasmil.

Lea también: Las Kardashian sorprenden a sus empleados con un ostentoso regalo

«De tanto pensarlo, me venció la inseguridad y ese fue mi error. A partir de ese momento se desencadenaron una serie de problemas físicos que me obligaron a desconectarme del mundo por seis meses», señaló.

Aunque explicó en detalle el tipo de problema que experimentó, Mariángel explicó que por órdenes médicas tuvo que estar de reposo absoluto.

«Me inmovilizaron parte de mi cuerpo. No se imaginan la cantidad de noches que no pude dormir y todos los medicamentos que tuve que tomar, que no solo empeoraron mi salud sino que me hicieron aumentar muchísimo de peso», relató, revelando que eso la llevó a una depresión.

La actual titular del máximo concurso de belleza del país dijo que después de ese medio año, tuvo que enfrentar «la decisión más difícil».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Miss Venezuela (@missvenezuela)

«Para poder sanar por completo era necesario retirar todo ese tejido que estaba dañado. En ese momento yo sentí que me quitaban una parte importante de mí, que me representa como mujer, y fue algo muy duro», narró en el video la joven, que tenía 22 años en ese aquel momento.

La beldad oriunda de Ciudad Ojeda admitió que toda la situación la llevó a convertirse en «una mujer que había perdido absolutamente todos sus poderes».

Y añadió: «Fue allí cuando me di cuenta que el poder de ser mujer no radica en la forma de tu cuerpo, sino en la capacidad que tangas para amarte y respetarte lo suficiente como para aceptarte tal y como eres».

No olvides suscribirte a nuestro canal de Telegram, unirte al grupo de WhatsApp, además de seguirnos en InstagramTwitter y YouTube.

Facebook Comments