Lucir como Osmel no es nada sencillo

El señor Osmel Sousa siempre ha sido blanco de críticas y también admiración, no solo por lo mucho que ha aportado a Venezuela en materia de concursos de bellezas, sino también porque se convirtió en referencia obligada de este país, aun sin haber nacido en suelo venezolano.

Esta vez dejamos ante todos nuestros curiosos y asiduos lectores una recopilación de cómo se viste un zar, quien más allá de limitarse a preparar mujeres hermosas para certámenes nacionales e internacionales, se metió en la pantalla de la televisión con muchas peculiaridades, sobre todo en materia de moda, pues es todo un personaje al que se identifica por las excentricidades de los canutillos, las lentejuelas y los colores.

Para unos, menos es más, cuando de vestir se trata, pero para Sousa el menos no existe en su diccionario, por el contrario, para él pareciera que mientras más, mejor es. Gente muy cercana a él asegura que toda esa parafernalia que lo ornamenta forma parte de ese personaje que con el tiempo se le ha creado, y que con sus habituales apariciones en TV se ha acentuado, al punto de convertirse en una celebridad a la que muchos temen, pero más allá, “y que” hay alguien muy humilde. Pero lo que ahora nos concierne es mostrar los detalles que hacen de Osmel una estrella, que brilla con su luz y mucha pedrería.

No todo lo que Osmel Sousa utiliza es de marcas. Aunque al hacedor de reinas le encanta Dolce & Gabbana y otras firmas, es un sastre muy amigo de él quien le ha confeccionado varios de sus sacos, incluso, cuando va a Miami compra telas para sus atuendos en una tienda muy exclusiva y él mismo los crea con ayuda de profesionales, como el diseñador Nidal Nouaihed, Douglas Tapia, la gente de Andartu, entre otros de sus íntimos. En los últimos tiempos manda a adornar las prendas con Voyage.

Facebook Comments