Los escándalos casi destruyeron sus carreras

El reciente escándalo protagonizado por la mexicana Verónica Castro, que la llevó a tomar la decisión de retirarse de la actuación, demuestra cómo las polémicas pueden estigmatizar a un artista, y en algunos casos, hasta acabar con sus carreras.

Como se recordará, Castro anunció que dejaba atrás su profesión de actriz “agotada de tanto mal”, así como de las “agresiones” y “escarnio” que tuvo que soportar luego de que la presentadora mexicana Yolanda Andrade revelara que hace 20 años se casó con la actriz de La casa de las flores en una ceremonia simbólica en Amsterdam, Países Bajos, lo que esta última niega.


Lo cierto es que todo el revuelo generado por los dimes y diretes entre ellas, ya las dejó marcadas por el hecho, dejando un poco de lado sus respectivas trayectorias.
Otra famoso marcado por las controversias es el actor Charlie Sheen, quien destruyó su carrera a punta de malas decisiones.

Sus escándalos van desde coqueteos con el juego que casi lo dejan en la ruina implicaciones con prostitutas, hasta arrestos relacionados por su adicción a las drogas y el alcohol, un despido público de la serie Two and Half Men, de la que era estrella, y acusaciones por violencia doméstica. Aunque ha participado en algunas películas, series o video, la industria sigue viéndolo como la caricatura de un actor que antes se peleaban los directores.

Entre los artista venezolanos, Roxana Díaz y Jorge Reyes protagonizaron en 2002 uno de los mayores escándalos de la farándula nacional tras la filtración de un video sexual que puso sus carreras en riesgo y los convirtió en motivo de críticas y chistes, sobre todo por el uso en el audiovisual de una botella durante sus juegos sexuales.

Aunque tras las tormenta mediática, ambos rehicieron sus vidas por separado y retomaron sus trabajos, sus carreras nunca recuperaron el impulso, ni tampoco pudieron librarse del estigma ni de continuar siendo motivo de burlas.
Otro criollo, el también actor Jonathan Montenegro, igualmente ha enfrentado varias polémicas que han dejado su carrera artística casi en el olvido. Sus mayores controversias las ha vivido con dos de sus ex, las actrices Patricia Schwarzgruber y Yelena Maciel, quienes lo denunciaron por violencia psicológica, entre otras cosas, acusaciones de las que fue absuelto.
Con ambas actrices confrontó problemas para mantener una relación con las hijas que comparten. Tras solucionar sus problemas con Maciel, hoy en día sigue luchando con Schwarzgruber, quien según afirma él, no le permite ver a su hija Sophie.

Con tantos líos a su alrededor, como era de esperarse, la imagen del actor como galán de telenovelas terminó quedando en el recuerdo.

MÁS CASOS

Manuel “Coko” Sosa: Consolidado como uno de los galanes de la TV local, vio perjudicada su carrera cuando se hizo público su romance con María Gabriela Chávez, hija del fallecido presidente Hugo Chávez, lo que le ganó la antipatía de quienes no comulgaban con el chavismo. Tiempo después, mientras grababa una serie en Puerto Rico (su último trabajo como actor), negó ese noviazgo. Su posterior arresto por corrupción lo alejó de la pantalla.

Colina: Famoso por fusionar elementos del rock, reggae, pop y de la cultura latina en su música,  fue una de las grandes figuras musicales del país en los 80. Su carrera se vio seriamente perjudicada en 1990 tras ser detenido por asuntos relacionados con drogas. A partir de ahí se tejieron diversas leyendas urbanas sobre lo que fue de su paradero luego del tiempo que pasó en prisión. Retomó su carrera, pero ya había perdido el impulso mediático.

Winona Ryder: Una de las estrellas de cine íconicas de los años 90, lanzó su carrera por la borda tras el famoso robo que realizó en diciembre de 2001 en una tienda de Beverly Hills (ropa y accesorios valorados en $4.700). El hecho le dejó un estigma de por vida. Aunque recientemente ha aparecido con éxito en la serie de Netflix Strangers Things, lo cierto es que aún no ha conseguido el perdón de la industria, que la sigue recordando por ese hecho.


Jerónimo Gil: El actor venezolano se dio a conocer en telenovelas como Mi gorda bella, Mi prima ciela y La mujer perfecta, entre otras. Además de haber sido detenido por conducir ebrio en una ocasión y pelearse en una discoteca en otra, el escándalo que destruyó su carrera lo protagonizó en 2012 al destrozar con una llave de cruz el vehículo y parte de la cocina de su expareja, la actriz Flavia Gleske, con quien tiene dos hijos.

Adolfo Cubas: El actor venezolano Adolfo Cubas vio bastante perjudicada su carrera al protagonizar en 2010 un gran escándalo tras revelar no solo que había tenido un romance con el cantante Ricky Martin sino, además, que este lo había perseguido y que no guardaba un buen recuerdo de él. En 2011, Cubas volvió a verse envuelto en una controversia al desmentir sus declaraciones, afirmando que todo había sido “un invento de un periodista español”.

Mel Gibson: En la cúspide como actor y director, destruyó su carrera con una serie de escándalos. Desde dejar mensaje misóginos a su ex, la pianista rusa Oksana Grigorieva, tras haberle roto los dientes, pasando por comentarios como que los judíos se “inventaron” el Holocausto. Aunque ha seguido trabajando frente y detrás de las cámaras, se le considera una de las “figuras más detestables de Hollywood” y muchos evitan trabajar con él.

Facebook Comments