Tras la salida de la realeza de los duques de Sussex, la reina Isabel II decidió vigilar de cerca al príncipe William y a la duquesa Kate.

De acuerdo a la revista Vanitatis, la soberana se han propuesto evitar que ellos repitan los errores de “otros miembros jóvenes de la realeza”.

Es decir, el objetivo es evitar que decidan alejarse de la Casa Real tal como hicieron la duquesa Meghan y el príncipe Harry.

No quiere que sigan el ejemplo

“La reina y el duque de Edimburgo están observando todo con mucha atención, especialmente porque los miembros de la realeza más jóvenes se equivocaron mucho en el pasado y no quieren que eso vuelva a suceder”, afirma el experto real Tom Quinn.

Y es que según los analistas, tras la renuncia de Harry y Meghan a representar a la Corona, la Casa Real perdió uno de sus activos más valiosos y vio perjudicada su imagen.

A eso se le une el escándalo protagonizado por el príncipe Andrés, tras sus vínculos con el fallecido Jeffrey Epstein, acusado de tráfico sexual.

Debido a esto, la Reina no está dispuesta  a que situaciones de este tipo vuelvan a repetirse ni a que nadie cometa en este momento el más mínimo error.

La mayor presión de la nueva situación ha recaído en William y Kate, quienes han tenido que asumir un mayor protagonismo público.

La pareja se ha tenido que involucrar cada vez más en los deberes reales, algo que se ha notado especialmente durante la pandemia de coronavirus.

Durante la emergencia sanitaria han protagonizado, entre otras cosas, numerosas videollamadas con organizaciones benéficas.

William es el segundo en la línea de sucesión al trono, detrás de su padre, el príncipe Carlos.

Por eso mismo, la Reina debe asegurarse que tanto él como Kate estén preparados para lo que suceda, ya sea la coronación de Carlos o la de William.

Facebook Comments