La pareja real de “vampiros” que se toma su sangre ¿¡WTF!?

Pareja de vampiros - Cortesía (1)

Entre tantas noticias raras en el mundo o poco habituales, se puede hacer de conocimiento que los vampiros son de verdad, o al menos hay quienes emulan su estilo de vida; en este caso se trata de una pareja estadounidense que prefieren ingerir su sangre antes que tener sexo.

Se trata de Lea y Tim, quienes se flecharon en un festival de vampiros hace casi cinco años, una modelo y un psíquico, quienes descubrieron que entre sus gustos comunes podían incluir la ingesta del líquido mencionado.

¿Cómo se conocieron? Pues resulta que en el citado jolgorio cupido hizo lo suyo, y justo cuando el hombre le ofreció a la mujer leerlas las cartas, está habría quedado encantada con lo que consideró como un “detallazo”.

Pareja de vampiros - Cortesía
Pareja de vampiros – Cortesía

Leer también: Mhoni pone a temblar a la realeza británica con su predicción

“Sentí una conexión instantánea y la lectura que me hizo casi me hace llorar. Nos hicimos amigos en Facebook y después las cosas pasaron muy rápido”, confesó la también modelo al medio Barcroft TV el año pasado.

En la conversación, Lea detalló que en principio solo compartían morbo, sexo y lujuria, además se sinceró y dijo que tomarse la sangre mutuamente lo consideraban muchísimo mejor que fornicar (mmm, sabroso), así continuaron durante tres años, hasta que decidieron formalizar la relación como una pareja estable.

Quizás no es de extrañarse la historia, hay muchas personas que practican el famoso vampirismo, inclusive ellos lo hacían antes de conocerse, y fue por esto que decidieron agregarlo al noviazgo. “Éramos muy sexuales en ese entonces, pero descubrimos que había más para dar que solo eso”, sostuvo.

Pero… ¿Cómo lo hacen?

Pues, Tim y Lea usan navajas, hojillas o cuchillos muy afilados y se cortan pequeñas incisiones en su cuerpo, y se chupan allí directamente; otro método que también utilizan, es con una jeringa, se extraen la sangre y la sirven en una copa para llevar a cabo sus veladas.

Sangre en copa - Cortesía
Sangre en copa – Cortesía

Increíble, ¿no? “Cuando me alimento con sangre, es tan bueno como el sexo porque siento una ráfaga de vida, su esencia, su energía fluyendo hacia mí, y yo la tomo y me siento empoderado”, exclamó Tim.

Cualquiera se asombraría con relatos como estos, mucho más porque significa la exposición y vulnerabilidad a enfermedades de transmisión sexual u otros, pero en su rutina ellos contemplan realizarse exámenes de sangre cada dos meses.

Para ampliar otras informaciones, síguenos en nuestras cuentas de redes sociales, Instagram @revistaronda, Twitter @revistaronda y YouTube Revista Ronda.

Facebook Comments