Cortesía Glamour

En su primer mitín presidencial, el rapero Kanye West tocó el tema del aborto y reveló que “casi mata” a su hija mayor North.

“Mi mamá me salvó la vida. Mi papá quería abortarme. No habría Kanye West porque mi papá estaba demasiado ocupado… Casi mato a mi hija”, declaró entre lágrimas.

“Lo único que nos puede liberar es obedecer las reglas que nos dieron para una tierra prometida. El aborto debería ser legal porque adivinen qué: la ley no viene de Dios de todas formas, así que, ¿qué es la legalidad?”, apuntó a los asistentes.

“Durante 1 mes, 2 meses, 3 meses, hablamos de que ella no tuviera al niño. Tenía las píldoras (abortivas) en la mano”, contó el rapero y ahora aspirante presidencial.

Cabe recordar que Kim Kardashian, la esposa de West y madre de sus hijos, enfrentó problemas serios durante ese embarazo.

Según West, un mensaje de Dios le hizo ver que la decisión de interrumpir el embarazo era un error.

Lea también: ¿Amber Heard golpeaba a Johnny Depp? ¡Mira las fotos!

“Estando yo en el departamento de París, el mismo donde después robaron a Kim, tenía mi ordenador abierto, todas mis ideas creativas, mi línea de calzado, la portada de mi próximo tema… Y la pantalla se puso en blanco y negro”, relató en el mitín, celebrado en Carolina del Sur.

El rapero reiteró que está contra el aborto pero que no piensa prohibirlo en su hipotético gobierno.

Su idea para evitarlo es incentivar a las madres que quieran abortar con “un millón de dólares o algo así” con el fin de disuadirlas de interrumpir su embarazo.

El mitin de Kanye West se transmitió en directo a través de YouTube. El artista apareció rapado y con un chaleco antibalas.

Según han revelado fuentes cercanas a Kim Kardashian, la estrella de telerrealidad está bastante preocupada por la salud mental de su esposo, que podría estar sufriendo una crisis bipolar.

Para ampliar otras informaciones, síguenos en nuestras cuentas de redes sociales, Instagram @revistaronda, Twitter @revistaronda y YouTube Revista Ronda.

Facebook Comments