Tiene 147 nominaciones a distintos premios, ha ganado 41 y tiene pendientes otros 15. A los 25 años de edad registra videoclips con más de 2 mil millones de visualizaciones en YouTube, mientras que su álbum debut suma 8 billones de streams en Spotify, tiene canciones con Madonna, Kylie Minogue, Sean Paul, Calvin Harris, Miley Cyrus, entre otros; es diseñadora de modas, compositora y tiene nada más y nada menos que 68 millones de seguidores en Instagram. Su nombre es: Dua Lipa.

Se trata de la mujer del momento y es la «gallinita» de los huevos de oro, pero en la música. Su primer álbum logró posicionarse como el más reproducido por una artista femenina en la historia de la plataforma Spotify; mientras que su Nostalgia Future, el segundo en su corta carrera, ha alcanzado desde que se lanzó el 27 de marzo de 2020 los cinco primeros lugares en las carteleras musicales en países como Alemania, Australia, Canadá, España, Estados Unidos, Italia, Nueva Zelanda, Portugal, su natal Reino Unido y un largo etcétera.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de DUA LIPA (@dualipa)

Pero, ¿cómo una jovencita hija de refugiados albanokosovar, que se ganaba la vida trabajando en clubes nocturnos alcanzó tales logros? Y lo que hemos mencionado es tan solo una mínima parte de la curiosa vida de la británica.

Y sí, su nombre es Dua Lipa

No, no se trata de un nombre artístico sino del nombre que sus padres, Dukagjin Lipa y Anesa Rexha, eligieron para ella.

Este un nombre de origen albanés que significa amor. Pero a pesar de la linda definición, a la intérprete de Levitating no siempre le gustó, pues confesó que no le agradaba cuando era pequeña.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de DUA LIPA (@dualipa)

Sus padres son sobrevivientes de una guerra

Dukagjin y Anesa, papás de Dua, huyeron en 1992 de Printina, capital de Kosovo, donde se fraguaba una cruenta guerra que devino en la intervención de la ONU. La pareja logró establecerse en Londres y poco después recibió a su primera hija, hoy una de las cantantes más famosas del mundo.

Con el fin de la guerra, la familia decidió regresar a su país para trabajar en la construcción de una mejor patria. Aunque le costó leer y escribir, Dua hablaba fluido el idioma materno, así que insertarse no fue difícil.

Lo que sí se complicó fue dar sus primeros pasos en la música, por lo que después de mucho pensarlo agarró su maleta llena de sueños y regresó a Londres.

Leer también: Así ha vivido Francisco León luego de declararse homosexual

“Work, work, work”

Para poder pagar sus estudios, la ahora archifamosa tuvo que trabajar de lo que le salía. Fue mesera en un restaurante de comida mexicana, anfitriona en un club nocturno y modelo para el catálogo virtual de ASOS Marketplace, pero fue obligada a sudar la gota gorda para poder hacer desfiles y ella se negó.

En 2013 logró firmar un contrato con una empresa de representación de artistas que le vio el talento brotar hasta de los poros, así que la convencieron de dejar su trabajo como camarera en un bar y le ofrecieron pagar un sueldo mensual, con tal que se concentrara solo en hacer música.

¿El resultado? Coescribió “Hotter than Hell”, que le dio un pase directo a firmar contrato con Warner Music, compañía discográfica que aún la respalda.

Tropiezos

Para la cantante británica no todo fue soplar y hacer botellas o, en este caso, abrir la boca y asegurarse un éxito.

Cuando era una niña hizo una audición para entrar al coro de su colegio, pero fue rechazada. El responsable consideró que no tenía buena voz, puesto a que no alcanzaba las notas altas, tal vez sin tomar en consideración que la fulana es mesosoprano.

Quizás, esto le dio el impulso para prepararse en la materia, mejorar su voz y pulir un gallo por aquí, una desafinación por allá, y ¡Voilá! Se convirtió en el fenómeno de la música que conocemos hoy día.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de DUA LIPA (@dualipa)

Referentes

Su papá tuvo una banda de rock y tenía gustos musicales muy variados. Es así como Dua Lipa creció escuchando Radiohead, Sting, David Bowie o Bob Dylan.

Asimismo, pudo disfrutar de shows que Snoop Dog y 50 Cent ofrecieron en Kosovo, una vez la familia regresó a su país de origen. Gracias al trabajo de su padre, la joven de hermosa voz tuvo acceso a espectáculos, que ejercieron gran influencia en su inclinación hacia la música.

Pero en su repertorio también hubo espacio para la música fresa. La joven recibió un impacto positivo de artistas como Pink, Nelly Furtado, Alicia Keys y Christina Aguilera. De hecho, a los 12 años de edad hizo un cover de No One de Alicia Keys.

Alicia Keys, Pink, Nelly Furtado y Cristina Aguilera - Composición (1)
Alicia Keys, Pink, Nelly Furtado y Cristina Aguilera – Composición

No olvides suscribirte a nuestro canal de Telegram, unirte al grupo de WhatsApp, además de seguirnos en InstagramTwitter y YouTube.

Facebook Comments