El Indio la Fuerza o Cacique Cayarí, fue un guerrero de la etnia Caribe, que habitó en los  dominios del Cacique Naiguatá, ubicados entre los estados La Guaira y Miranda.

Fue reconocido por sus facultades para ejercer la medicina india, alentar a los enfermos y dar fuerza moral y espiritual a las personas que  lo buscaban para encontrar consuelo a sus males. En la tradición espiritista venezolana se le incorpora en la Corte India y se destaca su gran fuerza espiritual y física, razón por la cual se invoca en los momentos donde es necesario voluntad, energía y potencia.

Además suele asociarse al viento que mueve las energías y la voluntad. Al pedirle con fe, nos da ese impulso necesario para seguir adelante, vencer los obstáculos y derrotar a los enemigos. Pide al Indio de la Fuerza con esperanza y recibirás  la gracia divina. A continuación te explicamos cómo hacerlo.

Leer también: Barre lo malo de tu vida con la famosa escoba amarga

Materiales

  • Una totuma mediana.
  • Chimo.
  • Ramas de chinchamochima.
  • Una vela roja.
  • Agua.

Preparación

Coloca sobre un paño blanco la totuma con la chinchamochina triturada, el chimo y la vela en un plato blanco. Invoca al Indio de la Fuerza, para que venga en este momento a darte la orientación y remedie todos tus males como lo hizo hace cientos de años. Pídele fuerza y voluntad para tomar la decisión correcta en esta hora y en este santo  momento.

Prende la vela y reza la siguiente oración: “Por la señal de la Santa Cruz, en nombre del Todopoderoso. Yo (Nombre de la persona) te invoco Indio de la Fuerza para que me prestes tu fuerza y me des poder aquí en la Tierra para vencer a mis enemigos y dominarlos.

Que todo el que me quiera hacer mal o daño, reciba el doble de lo que me desea. También te pido que me concedas lo que a continuación te pido (hacer la petición). Yo, en el nombre del espíritu del Indio de la Fuerzas, seguro estoy que todo saldrá bien y nunca mal”.

Al terminar la oración se enciende la vela roja a nombre del Indio de la Fuerza y se reza un Padre Nuestro a su Espíritu. Repite varias veces: «Fuerza, Fuerza, Fuerza, Adelante hermano. Amen que así sea». Es opcional utilizar una estampita que luego puede llevarse en la cartera.

Por: Eleodina Ramírez Araos

Periodista y Astróloga

[email protected]

No olvides suscribirte a nuestro canal de Telegram, unirte al grupo de WhatsApp, además de seguirnos en InstagramTwitter y YouTube.

Facebook Comments