El cantante Alejandro Sanz el pasado miércoles 31 de julio se presentó ante la Corte de Madrid para responder ante una denuncia impuesta por Rosa Lagarrigue, dueña de la empresa RLM, S.A., quien ejerció como su representante artística por 25 años y que ahora le acusa por un supuesto incumplimiento contractual.

“Alejandro ha sido lo más triste que me ha pasado en la vida”, aseguró la demandante, quien alega que el ganador de 20 Grammys Latinos terminó las relaciones con la compañía en 2016, a pesar de que tenían un contrato firmado hasta el 2019.

Para que no pasará a mayores el bochorno, los abogados del intérprete español intentaron llegar a un acuerdo por cuatro millones de euros, cifra que fue rechazada por Lagarrigue.

Leer también: Hannely Quintero criticó el show que ofrecerá el Miss Venezuela

Tal pareciera que la vida del intérprete de No me compares está últimamente muy sacudida, pues el último escándalo que se le conoció fue nada más y nada menos que la separación matrimonial de la madre de sus dos hijos, Raquel Perena.

Pero ahora no le queda de otra y debe meterle el pecho a este bombazo, bajarse de la mula o enfrentar las consecuencias, puesto que son nueve millones de euros (casi US$10 millones) los que exige su ex representante.

Facebook Comments