Un hombre chino estuvo a punto de morir después de tomarse 10 cervezas y pasar más de 18 horas sin ir al baño.

El hecho ocurrió a mediados de junio de este año, en la provincia china de Zheijiang, donde un hombre identificado como Mr. Hu, de 40 años, decidió celebrar su día bebiendo unas cuantas cervezas de más.

En concreto, unas diez pintas (vaso alargado), que aproximadamente serían unos cuatro litros de esta bebida alcohólica, reportó Fox News.

En medio de su embriaguez, Hu se quedó dormido sin haber ido al baño y, cuando se despertó, sintió un dolor insoportable en el vientre, por lo que tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital más cercano.

Lea también: Cerdos causan caos en carretera de Estados Unidos

Allí, los médicos confirmaron que que la vejiga del hombre había reventado en tres lugares por la gran cantidad de líquido que albergaba.

Para complicar las cosas, uno de los agujeros se había filtrado hacia la cavidad abdominal del paciente y obligó a parte de sus intestinos a derramarse en la vejiga, una complicación usualmente fatal.

Cortesía: Unilad.com.uk

Los doctores tuvieron entonces que llevar a cabo  obligando a los doctores a llevar a cabo una intervención quirúrgica de urgencia para intentar salvar su vida.

Tras varias horas en el quirófano, los cirujanos lograron salvarle la vida a Mr. Hu, quien se recupera de sus heridas con lentitud. Se espera que una vez que sane por completo, pueda volver a vivir con normalidad.

Aunque una complicación médica como esta es muy rara, los galenos que atendieron a Hu dijeron que en lugar admiten por lo menos a un paciente con la misma cada año.

 

Facebook Comments