La violencia volvió a tomar las calles de Chile previo al arranque del tradicional festival internacional de la ciudad de Viña del Mar, y las autoridades temen una nueva radicalización de las protestas a partir de marzo, cuando ya hay convocadas varias manifestaciones.

Al menos 8 vehículos fueron quemados y 23 policías quedaron heridos en Viña del Mar, en medio de violentos enfrentamientos en contra de la realización del festival de música popular que cada año se realiza en este balneario cercano a Santiago, inaugurado esta vez por el puertorriqueño Ricky Martin con un potente mensaje en apoyo a las protestas sociales en Chile.

Convocados a través de las redes sociales, miles de manifestantes se congregaron en las cercanías de la Quinta Vergara, el anfiteatro al aire libre donde se realiza el festival, y protagonizaron violentos enfrentamientos con las fuerzas especiales de la policía, que en gran número resguardaban la ciudad, concentradas especialmente en asegurar el ingreso del público al evento.

Un tradicional hotel de la ciudad fue atacado y sus huéspedes -entre ellos varios participantes del festival- debieron ser evacuados, mientras que al menos 30 locales comerciales fueron atacados y saqueados por los manifestantes que buscaban suspender el espectáculo en apoyo a las protestas sociales que estallaron el 18 de octubre pasado.

«Ustedes han sido testigos de la violencia de estas personas, que no buscan otra cosa que el enfrentamiento con carabineros y dañar a las personas. Tenían el objetivo claro de entorpecer, que no se hiciera el Festival de Viña», dijo este lunes, 24 de febrero, en horas de la madrugada el general Hugo Zenteno, jefe de zona de Carabineros, la policía chilena.

Facebook Comments