El cantante canadiense Justin Bieber fue desalojado de un gimnasio en West Hollywood, California, por el equipo de seguridad de Taylor Swift, quien había reservado el lugar para un entrenamiento privado.

De acuerdo con el portal TMZ, el staff de Swift pidió a todas las personas que se fueran, incluyendo a Bieber, pero el equipo de seguridad del canadiense respondió que el cantante no se iría hasta concluir su rutina.

Testigos mencionaron que Bieber pasó más tiempo bailando que entrenando y se marchó poco después de que Swift llegó. Una fuente del gimnasio Dogpound Gym, lugar donde ocurrieron los hechos, declaró que Taylor Swift sí tenía una reservación, y que Justin Bieber sólo estaba en el lugar equivocado en el momento equivocado.

Una vez que el esposo de Hailey Baldwin se retiró, el resto de las personas que estaban entrenando también se marcharon.

Todo parece indicar que Taylor Swift aún no perdona a Justin Bieber por todo el dolor por el que hizo pasar a su mejor amiga, Selena Gómez, y no da muestras de paz, ni siquiera unos minutos de tolerancia cuando cruzan caminos.

Facebook Comments