Roman Polanski rechazó las acusaciones de violación que le ha dirigido una actriz francesa, pero también confesó que cometió un error en 1977 al acostarse con una menor. Sobre esta situación aseguró que «las costumbres han cambiado profundamente» y que la sociedad era entonces más libre y tolerante.

En una entrevista con la revista Paris Match, que adelanta parte en su página web, el director asegura que han tratado de convertirlo en un monstruo, y que se ha acostumbrado a la calumnia y que su familia sufre por ello.

«En 1977 cometí un error y mi familia paga el precio casi medio siglo más tarde. Los medios de comunicación se han lanzado contra mí con una violencia inusitada. Retoman cada nueva falsa acusación, aunque sea absurda y sin sustancia, porque les permite resucitar esa historia», añadió el cineasta.

Polanski considera lamentable lo que hizo con Samantha Geimer, menor de 13 años de edad, en 1977. Por este hecho lo acusaron de violación en Estados Unidos, ya que él tenía 44 años en ese entonces.

El cineasta recordó que la propia mujer asegura que no se produjo tal delito. Por tanto, considera el hecho como una «relación ilícita con una menor» y asegura que solo él y Samantha saben lo que pasó aquel día en la mansión de Jack Nicholson.

El director piensa que la situación actual no constituye un progreso y duda que la gente sea ahora más feliz.

«Lo que nos parece hoy inconcebible corresponde a lo que el mundo consideraba justo en otra época. Los que hablan de progreso no son necesariamente más numerosos, aunque puede que griten más fuerte que los demás», señaló.

Facebook Comments