La celulitis está entre las peores pesadillas de cualquier mujer. Ahórrate dinero en productos que nunca funcionan. Prueba con estas indicaciones, para que luzcas las mejores piernas y un trasero que cualquier famosa te envidiaría.

Estudios indican que prácticamente las mujeres de todos los rincones del mundo, sufren de inflamación en el tejido celular. Este es uno de los peores enemigos del género femenino. Realmente es uno de los problemas estéticos que ocasionan mayores dolores de cabeza en las mujeres.

Entre los principales responsables de este problema, se encuentran: la retención de líquidos, la mala circulación, una vida sedentaria, y una alimentación rica en grasas y azúcares. Por eso, aquí te brindamos varias recetas, que contrarrestan la aparición de la celulitis, y los cúmulos de grasa en las piernas, los glúteos y el abdomen, para poner fin a tu problema y mejorar el aspecto de tu piel:

Aceites

Mezcla, a partes iguales, aceite de oliva y aceite de enebro. Aplícatelo dando un suave masaje en las regiones afectadas. Hazlo tres veces a la semana, y en poco tiempo podrás apreciar cómo tu piel se torna más suave.

Cola de caballo

Tomar infusiones de cola de caballo en ayunas, es ideal para eliminar desechos, toxinas y sustancias dañinas para el organismo, y que ocasionan “piel de naranja”, como es conocida comúnmente la acumulación de la grasa. Se aconseja ingerir una infusión al día.

Restos de café

Los posos de café son un exfoliante excelente para combatir la celulitis. Durante tu ducha diaria, aplica los restos del café, luego de colarlo, sobre las zonas afectadas por al menos 10 minutos. Si sigues este tratamiento casero al pie de la letra, en menos de un mes verás cómo tu piel se tornará más firme, y se eliminará la celulitis.

Algas

La mayoría de las mujeres desconoce los beneficios de las algas y su poder para reducir progresivamente la inflamación en el tejido celular. Debes brindarle a tu cuerpo un baño de algas, por 20 minutos, y repetirlo dos veces en la semana. Así, tu piel se pondrá mucho más tersa.

Por: Por Víctor González para la revista Fascinación del diario 2001

Comentarios