El jueves 6 de febrero, la astronauta estadounidense Christina Koch volvió a pisar tierra firme tras completar una misión de 328 días a bordo de la Estación Espacial Internacional, con lo cual rompió el récord femenino de permanencia en el espacio.

Una semana después fue el turno de regresar a casa, donde la estaban esperando su esposo y Sadie Lou, o “perrita café” como la apodan, una mascota que ambos rescataron.

Koch utilizó sus cuentas oficiales de redes sociales para compartir el momento del reencuentro, que muestra a la can rascar con entusiasmo los vidrios de la puerta y moverse de manera eufórica cuando vuelve a ver a su compañera.

“No estoy segura de quién estaba más emocionada. Me alegro que me recuerde después de un año”, escribió la astronauta de 41 años, quien durante su histórica estadía en la órbita del planeta completó seis caminatas espaciales y pasó más de 42 horas fuera de la estación.

La cápsula Soyuz que la trajo de vuelta a la Tierra, junto con el italiano Luca Parmitano y el ruso Alexandre Skvortsov, aterrizó en las estepas de Kazajistán, en Asia Central, luego de un trayecto de tres horas y media.

Es preciso recordar que Koch rompió el récord impuesto por Peggy Whitson, de 60 años actualmente, otra estadounidense que todavía mantiene como marca propia ser la caminante espacial de mayor edad en completar tal hazaña y el haber aglutinado un total de 665 días, 22 horas y 22 minutos fuera del planeta en diferentes tandas.

Facebook Comments