EFE- Las inundaciones en Venecia provocaron una oleada de solidaridad en el mundo de la cultura quienes desean recuperar el patrimonio dañado de la ciudad. Este fue el caso de la Sociedad Italiana de Autores y Editores, Siae, que donó 150.000 euros para ayudar a las librerías y bibliotecas que sufrieron daños.

«Libros, discos, obras de arte y películas son bienes materiales e inmateriales y como tal encarnan nuestra cultura», aseguró el presidente de la sociedad, Giulio Rapetti Mogol. Para él es un deber defenderlos por lo que son y por lo que representan.

La marea, que el pasado martes llegó a su marca más alta desde 1966 alcanzando los 187 centímetros, y que esta mañana sufrió otro aumento de 154 centímetros, afectó emblemáticos establecimientos como la librería Acqua alta.

Otra librería veneciana, la histórica Goldoni, publicó un mensaje en Facebook informando de la destrucción causada, con cientos de libros inutilizados. La llamada del local llegó a decenas de voluntarios, muchos de ellos estudiantes de instituto y de universidad, que acudieron a recoger el agua y salvar los libros que podían.

La librería, que también vende juegos, puso a la venta online con un descuento de 80% aquellos que resultaron dañados. El mensaje se hizo viral entre las comunidades de fans de Lego y provocó que se agotaran en solo tres horas.

La ayuda llegó también de otras instituciones culturales como La Scala de Milán. Se realizará una representación extraordinaria del Bolero de Ravel para destinar los fondos al Teatro La Fenice de Venecia, que sufrió daños en la inundación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí