En la actualidad la vida le sonríe a Shakira, además de estar preparándose para lanzar un nuevo perfume, este miércoles 13 de noviembre estrenará la película que grabó durante su última gira El Dorado Tour en la que documentó alguno de los momentos más duros de su carrera marcados por los problemas de salud que le llevaron a perder la voz.

A finales de 2017 la intérprete colombiana sufrió una hemorragia en las cuerdas vocales que le alejó de los escenarios y le obligó a guardar un riguroso silencio que le pasó factura también a su relación sentimental con el futbolista Gerard Piqué.

«Él siempre dice en broma que lo lógico sería pensar que cualquiera querría que su mujer se callara una temporada, pero cuando yo dejé de hablar, él se sentía como uno de esos presos que recuperan la libertad y no saben qué hacer con ella. Yo tampoco lo afronté con una actitud positiva. Estaba amargada y era muy pesimista. Gerard vio lo peor de mí», confesó en una nueva entrevista al periódico The Guardian.

Su gran miedo en aquel momento era que una operación -la opción que le recomendaban los médicos- no diera los resultados esperados y le distanciara aún más de sus hijos Sasha y Milan, que por aquel entonces tenían dos y cuatro años y medio, a lo largo del proceso de recuperación que le llevaría a guardar reposo absoluto.

Sin embargo, según confiesa a lo largo de la conversación que mantuvo con el medio antes mencionado, en aquellos momentos recurrió a la hipnosis, la meditación e incluso acudió a Lourdes -el famoso lugar de peregrinaje- para recoger agua bendita en busca de una cura milagrosa.

«Necesitaba cirugía o intervención divina», resumió. Finalmente alguna de esas opciones acabó funcionando y recuperó su voz sin necesidad de pasar por quirófano en lo que ella define como una experiencia religiosa.

Facebook Comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here