El día 21 de diciembre, se inicia el Solsticio de Invierno, efeméride que se ha popularizado como el Espíritu de la Navidad.  Es costumbre reunirse en familia para invocar el señor de barbas, a quien se le pide alegría, armonía, energía, paz, salud, dinero y mucho amor.

Ingredientes:

·         Esencia de aceite de mandarina

·         Una vela naranja o blanca

·         1 plato blanco

·         7 mandarinas para decorar la mesa.

El día 21 báñate con jabón y esencia de mandarina. Decora una mesa con las siete mandarinas colocadas en un bol o en plato con flores. Frota la vela con esencia de mandarina. Una opción puede ser, exprimir la fruta para extraer su jugo y proceder a untar la vela, que colocamos en el plato blanco. Al encender la vela, aprovecha para agradecer las bendiciones recibidas y las que recibirás. Luego, reza la siguiente oración:

«Querido Espíritu de la Navidad: Te doy las GRACIAS por todas las bendiciones que me has traído este año. Te doy las GRACIAS por cada amanecer, anochecer y cada despertar que me permitiste vivir, por la vida, por la salud, por las alegrías y la prosperidad.  Por el  amor que pones todos los días en mi camino, por mi familia y por todas las bendiciones que me llegan diariamente. Sobre todo te doy las GRACIAS por la unión de mi familia, por la protección que les brindas. Te pido con fe y amor, recibir este nuevo año tu gracia para alcanzar mis metas y convertirme en un instrumento de paz y armonía para el mundo. Amén».

Culminado el ritual, permite que las personas que te acompañen realicen sus peticiones y agradezcan al Espíritu de la Navidad sus bendiciones. Después a celebrar.

Por Eleodina Ramírez Araos

Redes sociales: @eleodinaramirez

Correo: Heraye2014@gmail.com

Facebook Comments