Con todas las tensiones de la vida cotidiana, es importante que nos tomemos un tiempo para relajarnos. Toda celebridad toma un tiempo de su apretada agenda para relajarse en un spa, pero claro, ellas tienen todo el dinero para ir a los más costosos. Tú puedes hacer lo mismo, aunque sin gastar una fortuna. Aprende a prepararte tu casa como un Spa profesional con estos consejos:

A veces es difícil relajarse, y es necesario reservar un espacio, un día para consentirnos. Sin embargo, tal vez para nuestro presupuesto, un día de spa en un centro de belleza esté fuera de alcance. Por ello, toma las riendas y sigue estos consejos para obtener los grandes beneficios de un spa, pero en casa. ¡Tu mente y tu cuerpo te lo agradecerán!

Música

La buena música ayuda a despejar la mente y relajar el cuerpo, entonces, selecciona piezas instrumentales, estilo chill out, música para meditar, o sonidos de la naturaleza, lluvia, mar o ríos, que te inviten al descanso.

Luces, colores y aromas

Estos tres factores pueden conseguirse con velas, aceites esenciales, sachets, inciensos, etc. A menos que estés haciéndote una manicura o pedicura, procura bajar la intensidad de las luces, o iluminar el ambiente principalmente con velas.

Ropa adecuada

¡Hay que ponerse en personaje! No vas a sentirte como una princesa, sin el respectivo atuendo. ¡Nada de baticas viejas o shorts de jeans desgastados! Usa esa mullida y suave bata de baño envolvente, felpudita. No te preocupes por el calor, recuerda que vas a pasar un rato sumergida en la bañera o bajo la ducha. Consigue también una pantuflas, toallas y más toallas en varios tamaños.

Prepara la bañera

Con agua tibia, y unas gotas de aceite esencial con el aroma de tu preferencia, como: coco, chocolate, vainilla o fresas. Incluye también pétalos de flores, por ejemplo, un par de rosas rojas o rosadas.

¡A sumergirse!

¡Ahora sí! Cierra los ojos, escucha la música, percibe las delicadas esencias, relájate con el agua tibia. Descansa.

Mascarilla y otros mimos

Puedes aprovechar tu baño de inmersión, para colocarte una mascarilla emoliente, o exfoliante, y hacer lo mismo por tus piernas, pies, codos, y rodillas. Para ello, si no tienes mascarillas comerciales, te ofrecemos recetas naturales con ingredientes sencillos. Y, por supuesto, no olvides un tratamiento completo para tu cabello, con champú, acondicionador, y una ampolla revitalizante.

Hidratación

Para finalizar este rico baño, debes hidratar la piel. Sal de la bañera, sécate tan solo para retirar el exceso de humedad y, enseguida, hidrata la piel de todo el cuerpo. Puedes utilizar cualquier crema normal, o hacerla en casa. También funcionan bien los aceites perfumados. Envuélvete en esa suave bata, o en dos toallas, una playera para el cuerpo, y otra más pequeña para el cabello.

Si te pareció divertido y estimulante, organízate para incluir en tu agenda, por lo menos una sesión de spa al mes, con la ventaja de que puedes hacerlo en tu casa sin gastar de más.

 

Por: Mariana Pennimpede para revista Fascinación del diario 2001

Comentarios