El actor Morgan Freeman fue acusado hace poco de supuestamente haber acosado a un grupo de personas para obtener ‘favores sexuales’.

Sin embargo, como la verdad siempre sale a la luz, se apagó el revuelo cuando se comprobó que se trataba de pruebas y testimonios manipulados por parte de la periodista de CNN, Chloe Melas.

Leer también:  Osmariel Villalobos asegura que estar soltera está de moda

En la página web de la página de la Fundación de Gabriel García Márquez, Melas publicó la investigación que aseguraba que 16 personas entre hombres y mujeres fueron tratadas con un comportamiento ‘inapropiado’ por parte del actor de 80 años de edad.

En el polémico trabajo todas las acusaciones y nombres de las víctimas eran anónimos, menos los de Chloe  y la productora Tyra Martin, quien admitió que sus declaraciones habían sido distorsionadas.

Por su parte, el intérprete de Million Dollar Baby intentó limpiar su reputación a través de un comunicado oficial en el que explicaba que cualquier insinuación que haya hecho en el pasado fue falsa, que jamás agredió a una mujer, que no ocasionó entornos laborales inseguros, ni pidió sexo a cambio de nada:

“Pedí perdón y continuaré pidiendo perdón a cualquiera que haya podido molestar, aunque fuera involuntariamente. Pero también quiero ser claro: no creé entornos de trabajos inseguros. No agredí mujeres. No ofrecí trabajos o ascensos a cambio de sexo. Y cualquier insinuación de lo que hice es completamente falsa”, rezaba el escrito.

Asimismo, el actor dejó saber que le parece lamentable tener que preocuparse a su edad por limpiar su nombre tras una trayectoria tan impecable, solo por el revuelo que han ocasionado casos de acoso sexual originado por sus colegas, como el del movimiento #Metoo.

Facebook Comments